ÍTHAKA – Crónica 14 Noviembre

Algo terrible había pasado en la Edad Media, ¡los anillos habían desaparecido!
No sabíamos quién los tenía, pero había que encontrarlos.
Para ello los grandes habitantes de la tierra Media acudieron a los tripulantes de Íthaka para que les ayudaran a encontrarlos.
Y allí nos dirigimos.
Nos recibieron un enano, un hobbit, un mago, una elfa y una mujer, representantes cada uno de su reino. Ninguno tenía sus anillos.

Están subidas a la web las fotos de las Convis y de esta reunión.

(Sigue leyendo)


Para empezar a ayudarles a encontrar sus anillos desaparecidos nos dividimos en cinco grupos, cada uno de una raza distinta.
Como necesitábamos pistas para encontrar los anillos nos fuimos al lugar de residencia de cada raza.
Una de las pruebas, la propuesta por el Mago Blanco, consistía en adivinar donde acababan unas cartas una vez descolocadas, ¡pura magia!
La del enano menos enano del mundo trataba de encontrar unos anillos desaparecidos (pero que no eran los que estábamos buscando), y encajarlos en sus moldes. La mayoría eran bastante fáciles de encontrar pero en otros nos demoramos bastante???
La prueba que probablemente más nos desesperó a todos fue la de la elfa Arwen, que consistía en adivinar unos cuantos acertijos??? Claro que no todos eran muy sencillos, y muchos acabamos averiguándolos cuando ya habíamos salido de la prueba, y claro, entonces ya no valía???
La prueba de los hobbits era sin duda la más cansada, ya que el recorrido que nos tuvimos que meter con los ojos vendados despistaba bastante.
La última prueba era la de la raza de los hombres/mujeres, donde se nos hizo un pequeño cuestionario sobre la Edad Media y una vez que lo adivinábamos teníamos que coger un palo/bastón/comoquierasllamarlo antes de que tocara el suelo. ¿Parece fácil? Pues tampoco lo era tanto, porque alguien (ejem) te hablaba continuamente para despistarte???
Después de todas esas pruebas estábamos preparados para empezar a buscar cada uno de los anillos de nuestra raza.
¡Y los encontramos! Cada uno de ellos tenía un ideal distinto de los Grupos Juveniles. A cada raza le tocó hacer una pequeña reflexión de aquel ideal que le hubiera tocado, que después pusimos en común con las demás razas.

Después de haber concluido con éxito nuestra misión, nos merecíamos un pequeño juego de descanso. Así que armados con una pelota nos dispusimos a ???eliminar??? al resto de nuestros compañeros.
Aquel que era tocado con la pelota era enviado a otra parte, y como nadie quería irse, todos luchábamos contra todos. Una vez que éramos enviados, la única opción de salvación era conseguir de nuevo la bola, y pasársela a otro compañero desterrado.
En fin, como no concluir este texto diciendo que las grandes ganadoras del juego fuimos Carmen y yo (Valle). Y perdón, pero es que no hay discusión posible. Fuimos eliminadas entre las dos un total de tres veces, mientras que el resto se pasó medio juego sentado. Gracias a los que nos eliminasteis, sabemos dónde vivís ;)

Valle

DISFRUTANDO DEL CAMINO
SEREMOS AMIGOS!!
¡¡Í-THA-KA!!

También te puede interesar

Deja una respuesta